conseguir que tus hijos se vayan a la cama

Cómo conseguir que tus hijos se vayan a la cama

La hora de irse a la cama es una guerra diaria con nuestros peques, especialmente dura en las familias monoparentales porque nos vemos sin ayuda en la ardua tarea de convencerlos para que se acuesten y normalmente tenemos que compaginar otra labor cotidiana con la tarea de hacer que nuestros peques se vayan a la cama.

A las familias monoparentales nos faltan manos y tiempo para poder hacer los quehaceres rutinarios por eso conseguir que acostar a nuestros peques no sea una batalla diaria, no facilitará mucho las cosas. Aquí os dejamos unos consejos muy últiles:

  • Lo primero que hay que tener claro es que los niños no tienen una noción exacta del tiempo, por eso para ellos todo el rato es tiempo de juegos y no ven el momento de irse a la cama. Hasta los 10 años los niños no conciben el tiempo como los adultos, por ello para ellos todo lo que no esa juego carece de valor.
  • A esto hay que añadirle que nuestros añoran pasar tiempo con nosotros. Entre el cole y actividades extraescolares desean pasar tiempo con nosotros sea la hora que sea. Algo especialmente reseñable en el caso de las familias monoparentales, por ello intentan alargar el máximo el tiempo de juego.
  • Lo más importante es crear una rutina de irse a la cama, no centrada en una hora en concfeto, ya que ellos no tienen noción de la hora, sino centrarla en actos concretos, como lavarse los dientes, preparar la ropa del día siguiente u organizar la mochila del cole.
  • Es importante, para conseguir que se vayan a la cama, tener una rutina de juegos con ellos todas las noches. De manera que hayan jugado contigo todas las noches antes de acostarse y no se vayan a la cama rabiosos o enfadados. Es importante que sea un juego que no suponga mucha activación física, porque sino costará que se acuesten relajados.
  • Cuando le tengas que contar cuentos, hablale de la noche como algo agradable y placentero, para que no cojan miedo a la oscuridad y teman irse a la cama.
  • Irse a la cama nunca puede ser un castigo. Si cuando son pequeños, les mandamos a la cama como castigo, cuando se portan mal, nos será mucho más difícil que asocien irse a dormir como algo agradable y para descansar.

Viajar con niños | Vacaciones Monoparentales | Papás y mamás singles |

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *