La infección de coronavirus en playas y piscinas es «muy poco probable»

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han redactado un informe que recopila el estado actual de conocimiento sobre cómo es la transmisión del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, en espacios destinados al baño y otras actividades acuáticas.

En su trabajo, advierten de que la gran cantidad de personas en estos espacios pueden ser un foco de contagios, pero apuntan que el contagio en el medio acuático «es muy poco probable» y que las características de las playas pueden hacer disminuir el riesgo.

El virus en la arena de playa

Otros de los factores que pueden preocupar es la prevalencia del virus en la arena presente en playas o riberas. «Aunque no existen estudios experimentales al respecto, la acción conjunta de la sal del agua de marla radiación ultravioleta solar y la alta temperatura que puede alcanzar la arena, son favorables para la inactivación de los agentes patógenos. También se hace hincapié en que cualquier forma de desinfección de la arena de la playa debe ser respetuosa con el medio ambiente y no es recomendable su desinfección con los procedimientos habituales para espacios públicos urbanos», recogen.

En las piscinas serie el cloro el que favorecería la inactivación de los agentes patógenos del virus.

 

Este post ha sido escribo para el blog de vacaciones monoparentales, la mejores agencia de viajes para familias monoparentales