Queda poquito para que llegue el tan ansiado verano y así poder descansar y disfrutar de unas merecidas vacaciones junto a nuestros hijos. ¿Y por qué no hacerlo con otras familias monoparentales? Os traemos varias opciones de vacaciones de verano, para que disfrutéis un montón y os lo paséis en grande a la vez que hacéis nuevos amigos. Cualquiera de nuestras opciones os encantará y harán que vuestras vacaciones sean inolvidables.

Los viajes de nuestra agencia, Vacaciones Monoparentales, están exclusivamente diseñados para familias monoparentales; papás y mamás singles que quieren compartir con sus hijos unas vacaciones inolvidables. Creamos con mucho mimo y cariño nuestros programas, que están llenos de actividades, aventuras y nuevas emociones para compartir viajando con tu hijo.

  1. VIAJE MONOPARENTAL DE VERANO EN GUARDAMAR

En estas vacaciones nos alojaremos en el Hotel Playas de Guardamar, situado cerca del mar, con una ubicación privilegiada junto a la playa de El Moncayo y con unas vistas increíbles. Nueve ediciones avalan este increíble viaje donde tendréis hasta 7 fechas para poder elegir.

Además de visitar la playa, tenemos una gran serie de actividades preparadas tanto para ti como para tus hijos, disfrutaréis de juegos, actividades acuáticas como snorkel o kayak, búsqueda del tesoro, noche de los deseos, excursión a Tabarca y sobre todo… ¡AQUÓPOLIS! Y esto no es todo, además de lo que os tenemos preparado en nuestro programa, también podréis disfrutar de la animación del hotel ¡Donde tienen un planning muy completo!

Si queréis conocer todos los detalles de nuestras vacaciones de verano monoparentales en Alicante, leed nuestro programa completo en el siguiente link:

HAZ CLICK AQUÍ

2. VIAJE MONOPARENTAL DE VERANO EN MARBELLA

¡Este año y como NOVEDAD entre nuestros viajes monoparentales, tenemos preparadas unas fantásticas vacaciones para ti y tu hijo en Marbella!

Nos alojaremos en el Hotel Roc Marbella 4* situado en un hermoso pinar, en una zona bastante tranquila. Es un hotel ideal para viajar con niños por sus servicios, instalaciones y sobre todo por el programa de animación del que disponen.

Disfrutaremos de unas vacaciones monoparentales inolvidables en Marbella, donde las actividades que tenemos preparadas para vosotros os encantarán. Playa, juegos familiares, travesía en el mar, parque acuático, concursos, aventura… estas son algunas de las muchas actividades que os esperan en este viaje.

Si queréis conocer todos los detalles de nuestras vacaciones de verano monoparentales en Marbella, leed nuestro programa completo en el siguiente link:

HAZ CLICK AQUÍ

3. VIAJE MONOPARENTAL DE VERANO EN MOJÁCAR

Aprovecha la oportunidad, porque si reservas estas vacaciones antes del 1 de mayo, te llevas un descuento de 30 euros y el seguro de cancelación GRATIS*

Nuestra casa por estos días será el Complejo Best Club Pueblo Índalo 4*, un complejo vacacional con dos fantásticas piscinas y una amplia zona para que los niños jueguen cada día.

Las actividades de este viaje os van a dejar con ganas de repetir, podréis disfrutar de tres diferentes parques: el parque multiaventuras, donde os sentiréis como Indiana Jones, el parque temático Oasys MiniHollywood donde podremos meternos en una auténtica película del oeste y refrescaremos en el parque acuático Aquavera. También nos lo pasaremos en grande con los juegos familiares y el resto de actividades preparadas para este viaje.

Para todos los detalles de nuestras vacaciones de verano monoparentales en Mojácar, leed nuestro programa completo en el siguiente link:

HAZ CLICK AQUÍ

    4. VIAJE MONOPARENTAL DE VERANO EN CAMBRILS

El Hotel Best Cambrils 4* es donde nos instalaremos en estas vacaciones, ubicado en una agradable zona de playa en plena Costa Dorada, a tan sólo 2 minutos de la playa y junto al paseo marítimo de Vilafortuny. Cuenta con zona infantil de juegos y equipo de animación diurna y nocturna entre otros servicios.

Os lo pasaréis bomba con las actividades que os tenemos preparadas durante estas vacaciones monoparentales: juegos en familia, circuito multiaventura, parque acuático, batalla de pistolas de agua, viaje en un catamarán de lujo… y que no se nos olvide la playita!! Pero eso no es todo lo que os tenemos preparado, si queréis conocer todos los detalles de nuestras vacaciones de verano monoparentales en Cambrils, leed nuestro programa completo del viaje en el siguiente link:

HAZ CLICK AQUÍ

5. VERANO RURAL EN ZAMORA

¡Todo no iba a ser playa este verano! También tenemos viajes monoparentales rurales para que disfrutéis de la naturaleza con vuestros hijos. Por tercer año consecutivo, nos alojaremos en La Posada Real El Molino de Losacio 4* un hotel exclusivo para nosotros a tan solo 37 km de Zamora, recientemente restaurado al detalle y vinculado a una dehesa ganadera y con huerto propio que permite ofrecer en sus menús diarios productos gastronómicos de primerísima calidad.

Haréis gran cantidad de planes aprovechando el tiempo y el lugar en el que os encontraréis. Trabajaréis con cerámica, crearéis los dulces más exquisitos del lugar, disfrutaréis del agua en el parque acuático, os convertiréis en unos auténticos exploradores… Esto es solo una pequeña parte de este viaje que os encantará.

Para conocer todos lo detalles de estas vacaciones monoparentales de verano en Zamora, leed nuestro programa completo en el siguiente enlace:

HAZ CLICK AQUÍ

 

Pero esto no va a ser todo para estas vacaciones de verano 2018, estamos preparando más viajes para vosotros: un viaje monoparental exclusivo para adolescentes, otro viaje monoparental a Pirineos y por último un viaje monoparental multiaventura. Estad atentos a nuestra web porque en breves podréis saber más sobre ellos y reservar.

Esperamos que viajéis con nosotros estas vacaciones ¡¡Lo paséis en grande!!

Seguro que todos estamos cansados de ver siempre a nuestros hijos delante de una pantalla, ya sea de la televisión, el ordenador, la tablet… y queremos que disfruten más del campo y del aire libre como hacíamos nosotros cuando teníamos su edad. Así que desde vacaciones monoparentales os proponemos algo muy divertido, que tanto a vuestros hijos como a vosotros os va a encantar. Hemos estado rebuscando en el “baúl de los recuerdos” y os traemos cinco juegos muy divertidos para que hagáis con vuestros hijos, a los que nosotros jugábamos cuando éramos pequeños y hacían que nuestras tardes se nos pasaran volado. ¡Qué empiece la diversión!

Saltar a la goma

Era un juego muy divertido, aunque a veces podía llegar a ser algo complejo. Se empezaba poniendo la goma a ras de los tobillos y si la persona que saltaba no se equivocaba, se iba ascendiendo la goma hasta el cuello, para lo que debía levantar mucho las piernas y recoger la goma con ellas, haciendo filigranas.

La comba

Se podía jugar tanto con una cuerda como con dos, aunque eso ya era un nivel para expertos. Había innumerables canciones que se cantaban para acompañar a este juego. Seguro que recordáis más de una ¿A qué si?

El escondite inglés

Uno de los niños tenía que contar con los ojos tapados y de espaldas al resto de participantes. Los demás niños tenían que situarse varios metros por detrás y avanzar poco a poco mientras que el que la ligaba recitaba sin mirar la siguiente frase: ‘un, dos, tres al escondite inglés sin mover las manos ni los pies’.

En el momento que terminaba de recitar esa frase, se giraba y el resto de los participantes tenía que pararse y hacer la estatua. Si uno de ellos era pillado en movimiento, quedaba eliminado.

Las canicas

Se jugaba en la calle, siguiendo un circuito o golpeando unas canicas con otras. Si ganabas, te las llevabas todas. Intentabas tener canicas más bonitas que las de tus amigos. Las había de colorines, de metal, con filigranas, etc.

La rayuela

Se dibujaba en el suelo con una tiza el diagrama para jugar a la rayuela, el dibujo estaba compuesto por cajas con números del 1 al 10. Para empezar a jugar se necesitaba una piedra plana. El primero que fuera a jugar se situaba detrás del primer número, con la piedra en la mano, y la lanzaba. El cuadrado en el que caía la piedra se denomina “casa” y no se podía pisar.

Se recorría el circuito saltando a la pata coja sobre los cuadrados, o con los dos pies si se trata de un cuadrado doble. El objetivo era pasar la piedra de cuadrado en cuadrado hasta llegar al 10 y volver a la casilla de salida. Si se perdía el equilibrio o la piedra se salía del cuadrado, se perdía el turno y pasaba al siguiente jugador.

¿Os han traído estos juegos muchos recuerdos? Salid con vuestros hijos a la calle y ¡A divertirse!

Del 29 de marzo al 1 de abril

Todos estamos deseando que llegue ya la Semana Santa ¿verdad? Queremos disfrutar de esos días de descanso y aprovecharlos al máximo con nuestros hijos. ¿Y por qué no hacerlo con otras familias monoparentales? Desde vacaciones monoparentales os traemos varias opciones para Semana Santa, para que tanto vuestro hijo como tú disfrutéis un montón y lo paséis en grande, a la vez que hacéis nuevos amigos. Cualquiera de nuestras opciones os encantará y harán que vuestras vacaciones sean inolvidables.

 

  1. VIAJE MONOPARENTAL SEMANA SANTA DINÓPOLIS

Dinópolis es el mayor parque temático de España dedicado al fantástico mundo de los dinosaurios. El él te explican cómo vivieron, las distintas especies que existieron, porqué se extinguieron… un recorrido con muchas actividades y territorios para que nuestros niños aprendan mientras se divierten y ¡nosotros también!

Pero eso no es todo… tenemos gran cantidad de actividades y un maravilloso hotel que nos estarán esperando!

El SPAHOTEL, es un hotel de 4* situado a 5 minutos del centro de Teruel. El Spahotel Ciudad de Teruel cuenta con habitaciones inteligentes, equipadas con aire acondicionado, conexión Wi-Fi gratuita, TV y sofá. El baño privado incluye secador de pelo. Alberga un gimnasio gratuito, un spa y un spa infantil temático, inspirado en los dinosaurios. Zona Spa-Cinema, de acceso gratuito para todo el grupo monoparental y sala de juegos, entre otros muchos servicios.

Para conocer todas las actividades que os tenemos preparadas para estas vacaciones monoparentales Dinópolis, pinchad en el enlace.

CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO Y RESERVAS

 

  1. SEMANA SANTA EN LA PINEDA

La Pineda es un núcleo urbano marinero de la Costa Dorada, tranquilo y moderno, situado entre la bonita ciudad de Tarragona y la animada ciudad de Salou. Es el equilibrio perfecto para pasar tus vacaciones, sobre todo si vas con tus hijos y estás buscando un descanso y desconexión del trabajo y del agobio de la ciudad, sin dejar de lado la diversión de todos.

En este viaje monoparental de Semana Santa conoceremos los rincones más emblemáticos y bonitos del lugar, podremos disfrutar de la playa… Pero eso no es todo, también se realizarán de gran cantidad de actividades. Además de nuestros juegos de lo más divertidos, realizaremos circuitos multiaventura, visitaremos FERRARI LAND, podremos relajarnos en el SPA… Como podéis ver, gran infinidad de planes!

Nos alojaremos en el complejo Estival 4*, hotel ideal para ir con niños. Situado a 5 minutos de la playa del Racó, es uno de los establecimientos más completos de la zona.

Si quieréis conocer todos los detalles de nuestras vacaciones monoparetales en La Pineda, no dudéis en leeros nuestro programa completo.

CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO Y RESERVAS

 

  1. SEMANA SANTA MONOPARENTAL ALICANTE PLAYA

En estas vacaciones nos alojaremos en el hotel Playas de Guardamar, situado cerca del mar, con una ubicación privilegiada junto a la playa de El Moncayo y con unas vistas increíbles.

Además de visitar la playa, tenemos una gran serie de actividades preparadas tanto para ti como para vuestros hijos: gymkanas, visita a Elche Palmeral Aventura donde podréis experimentar gran cantidad de experiencias, taller de manualidades y sobre todo… ¡TERRA MÍTICA! Y esto no es todo, además de lo que tenemos preparado en nuestro programa, también podréis disfrutar de la animación del hotel ¡Donde tienen un planning muy completo!

Si queréis conocer todos los detalles de nuestras vacaciones monoparentales en Alicante, leed nuestro programa completo del viaje.

CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO Y RESERVAS

 

  1. SEMANA SANTA MULTIAVENTURA CON NIÑOS

Y aquí os presentamos nuestra última oferta de viajes monoparentales para esta Semana Santa. Nos alojaremos en el Complejo Rural “Lugares Comunes”, situado en pleno corazón del Valle de Tus, donde se puede disfrutar en todo momento de la naturaleza.

Además de realizar gran cantidad de actividades, como juegos, tiro con arco, piragüismo, escalada, barranquismo etc… también se podrá disfrutar de varias excursiones, una de ellas al Nacimiento del Río Mundo, en la que os quedaréis boquiabiertos al disfrutar de la belleza del lugar.

Si queréis conocer todos los detalles de nuestras vacaciones monoparentales en El Bierzo, leed nuestro programa completo del viaje.

CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO Y RESERVAS

Seguro que os han encantado todas las opciones de vacaciones monoparentales de Semana Santa que tenemos preparadas para vosotros, así que no lo dudéis ni un segundo más y reservad cuanto antes ¡Las plazas son limitadas!

 

Del 7 al 10 de diciembre pudimos disfrutar de nuestro viaje monoparental “MADRID MÁGICO”. Nos reunimos junto con un grupo muy divertido de papás y mamás monoparentales con los que hemos disfrutado muchísimo de esta pequeña aventura.

Los más peques a parte de habérselo pasado genial, han conseguido hacer grandes amistades.  Hemos pasado unos días maravillosos en Madrid, con un ambiente navideño que ha hecho que este viaje haya sido “mágico”. 

Aquí os dejamos un pequeño resumen de nuestro planning de este viaje monoparental:

El jueves comenzamos nuestro viaje dando un paseo por la Puerta del Sol donde pudimos disfrutar de un rico bocata de calamares tan típico de la zona. Atravesamos toda la calle Alcalá y una vez que llegamos a la Plaza de Cibeles, subimos a un mirador, en el que pudimos contemplar toda la ciudad de Madrid desde las alturas. Lo siguiente que visitamos fue el Retiro, paseando por este parque vimos los árboles más antiguos de toda la ciudad, la mayoría eran de la época de Cristóbal Colón. También visitamos el Congreso y una exposición sobre la transición. Para acabar bien el día volvimos a la Puerta del Sol, donde a parte de poder verla iluminada, comimos unas ricas trufas.

El viernes fue un día muy completo cargado de experiencias, donde pudimos visitar un montón de cosas: el Teatro Real, la Plaza Oriente, el Palacio Real, jugamos en los laberintos de los Jardines de Sabatini y paseamos por los alrededores de La Almudena. Fuimos por la Calle Mayor hasta llegar al antiguo ayuntamiento de la plaza de la Villa. También visitamos el mercado de San Miguel donde disfrutamos de un ambiente muy acojedor y apreciamos el olor de la comida. Más tarde, pasando por la Plaza Mayor, aprovechamos para comprarnos unos gorritos que nos acompañaron durante todo el viaje. Llegó el momento que la mayoría de los peques querían,  hicimos una visita al Ratoncito Pérez.

¡Y todo esto solo durante la mañana!

Después de descansar un poquito y reponer fuerzas, caminamos a través de la Gran Vía y aprovechamos para patinar en la Plaza de la Luna, donde todo el mundo se animó a ponerse los patines. Después de tanta pirueta, caminamos hasta llegar al mercado gourmet del Corte Inglés de Callao, donde había unas vistas increíbles de la Gran Vía iluminada. Terminamos el día dando un paseo por la Gran Vía.

El sábado empezamos la mañana visitando la Plaza España, donde se encuentran ubicadas las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza que, como no, aprovechamos para inmortalizar el momento. Cerca de allí, subiendo una pequeña cuesta, pudimos contemplar el magnífico Templo de Debod. Después de hacernos muchas fotos, fuimos al teleférico donde pudimos disfrutar de las espectaculares vistas mientras nos acercábamos a la Casa de Campo. Los niños se divirtieron mucho jugando. De vuelta a la ciudad, comimos en un restaurante típico de allí y pasamos la tarde visitando Juvenalia en Ifema.

 

Y con el domingo, nuestro último día juntos, después de unos días tan increíbles donde tanto los niños como los papas han podido disfrutar de un puente monoparental navideño inolvidable, llegó el momento de la despedida. Nuestros viajeros monoparentales pusieron rumbo a sus hogares y desde vacaciones monoparentales seguimos trabajando para que podáis seguir guardando recuerdos de todas estas bonitas experiencias.

¡MUCHAS GRACIAS POR ACOMPAÑARNOS EN ESTA MÁGICA AVENTURA!

Tenéis todas las imágenes del viaje en nuestro facebook!!

 

En Navidad, ¿A quién no le apetece hacer algún dulce típico?

En la receta que os vamos a enseñar a preparar hoy, os traemos las famosísimas galletas de jengibre que aparecen tanto en las películas ¡A tu hijo le van a encantar!


Ingredientes para las galletas de jengibre y canela:

  • 260 gr de harina de trigo tamizada
  • 150 gr de mantequilla
  • 5 gramos de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal

Para la decoración (opcional):

  • 1 clara de huevo
  • 100 gr azúcar glas
  • zumo de 1/2 limón
  • Cobertura de chocolate
  • Colorante alimentario (opcional)
  • Lacasitos

Elaboración de las galletas:

  1. En primer lugar, pre-calentantamos el horno a 180º
  2. Mientras tanto, en un bol mezclamos la harina tamizada con el bicarbonato, el azúcar moreno, la canela, el jengibre y una pizca de sal. Batimos el huevo y lo añadimos a la mezcla.
  3. Agregamos a la anterior mezcla la mantequilla en pomada y mezclamos bien con una espátula hasta tener una masa bien compacta.
  4. Espolvoreamos un poco de harina en una superficie lisa y limpia para poder colocar la masa encima. La estiramos con un rodillo hasta dejarlo con medio centímetro de espesor.
  5. Cortamos la masa con moldes que tengan forma de muñeco y colocamos las galletas sobre una bandeja forrada con papel vegetal.
  6. Las introducimos en el horno durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén doraditas. Las sacamos y las dejamos enfriar, mientras podemos empezar a preparar la decoración.
  7. (OPCIONAL) Para decorar las galletas, tenemos que batir la clara a punto de nieve y añadir poco a poco el azúcar glas y unas gotitas de zumo de limón. Añadimos colorante alimentario (opcional).
  8. Fundimos el chocolate al baño maría removiendo constantemente hasta que quede espesito.
  9. Por último, comprobamos que las galletas ya están frías al completo, si es así las empezamos a decorar con el chocolate, el glaseado y los lacasitos.

A tener en cuenta:

Es posible que las galletas quedan algo blanditas cuando las sacamos del horno pero no os preocupéis, cuando se enfrían quedan crujientes. Es aconsejable que las coloquemos sobre una rejilla para que se enfríen al completo por ambos lados.

Como resultado obtendremos unas deliciosas galletas de jengibre con un toque de canela, pero lo más importante es que los más pequeños de la casa se habrán divertido un montón haciéndolas.

Cada vez queda menos para esa época del año que cualquier niño está deseando que llegue con mucha ilusión… ¡La navidad! En esta ocasión os traemos varias ideas originales y sencillas que podréis hacer entre tu hijo y tú ¡Decorar vuestra casa en navidad nunca había sido tan divertido!

Mini renos

Materiales necesarios: cartón de rollos de papel higiénico, cartulina marrón, ojos de plástico o rotulador negro, pegatinas circulares rojas o rotulador rojo, pegamento, purpurina y por último (y lo mejor de todo) barritas de chocolate.
Paso a paso:
-En primer lugar, cogemos los rollos de papel higiénico y los doblamos dejando medio centímetro de ancho en el lateral (como podemos observar en la imagen)
-En la cartulina, dibujamos la forma de las astas del reno, lo recortamos y pegamos por dentro.
-A continuación pegamos (o dibujamos) los ojos y la nariz (a ésta última le ponemos un poquito de pegamento y purpurina).
-Y para finalizar, cuando todo esté seco, metemos dentro de nuestro reno la deliciosa barrita de chocolate.


Arbolito de navidad

Materiales necesarios: Piñas de pino, pintura verde y blanca, una estrellita, pegamento, una mini maceta, purpurina y unas bolitas de colores (opcional).
Paso a paso:
-Limpiamos con una brocha la piña y le quitamos el polvo que pueda tener. La pintamos al completo de verde y dejamos secar.
-Mezclamos la pintura blanca con la purpurina y pintamos todas las puntas de la piña y volvemos a dejar secar.
-Por último, pegamos la piña a la maceta y la estrella en la parte superior. De forma opcional, se pueden pegar bolitas en cada punta de la piña para que esté más decorado.


Muñeco de nieve de palillos

Materiales necesarios: palitos de madera, pintura blanca, rotulador negro, ojos de plástico, cartulina amarilla y naranja, pegamento y un cordón negro.
Paso a paso:
-Pegamos 6 palillos uno seguido de otro y pegamos otro en la parte central para hacer el sombrero.
-Cuando se haya secado por completo, pintamos el sombrero y la cara de nuestro muñeco de nieve. Volvemos a dejar secar.
-Mientras se seca, recortamos las cartulinas. Con la cartulina naranja hacemos la forma de la nariz, con la cartulina amarilla hacemos la forma de la estrella.
-Pegamos los ojos y los accesorios, le dibujamos una gran sonrisa y por último le colocamos un cordel en la parte trasera.

Hace unos días en el gimnasio una mama monoparental tuvo que llevarse a su hija a la clase de spinning y pude constatar que conciliar vida personal, con la vida laboral y familiar es algo especialmente complicado para las familias monoparentales, ya que si no tienes el apoyo de los abuelos tienes que ir con tus hijos a todas partes hasta que puedan quedarse solos, por eso es fundamental saber ¿A qué edad puedo dejar solo a mi hijo/a?

La educación y el madurar es un proceso de ir soltando amarras y asumiendo responsabilidades, algo que vamos haciendo de manera progresiva desde que somos niños, por ello dejar a un hijo solo en casa es una parte más de ese proceso de maduración personal.

Legalmente no se regula ninguna edad mínima para dejar a los hijos solos en casa, pero el código civil si recoge la figura del “desamparo” que entiende que si se deja a los hijos solos de manera imprudente cuando no están preparados se incurre en una sanción que pueda conllevar la perdida de la custodia.

La ley valora que el niño tenga la madurez y las capacidades necesarias para quedarse solo en casa, pero eso es algo que se debe hacer gradualmente haciéndole ciertas concesiones. Es cierto que los padres de ahora somos más protectores, yo de pequeño en Madrid iba solo al colegio con 9 años, teniendo que cruzar dos carreteras y eso ahora mismo nos puede parecer una barbaridad, pero en nuestra infancia nos criábamos en la calle, por ello hay que ir introduciendo cambios gradualmente, porque una protección excesiva se puede convertir en una educación en el temor y podemos fabricar niños temerosos con fobias y miedos de adultos y poca capacidad de tomar decisiones.

Lo mejor es ir introduciendo cambios gradualmente. Lo mejor es desde pequeños motivarles a hacer cosas por sí mismos como por ejemplo jugar solos en su cuarto y a partir de ahí ir introduciendo más libertad de manera progresiva y escalonada.

Siempre con vigilancia en la distancia dejarles ir solos a comprar el pan o algo a sitios que estén cerca y desde donde les podamos ver, dejarles solos en casa cuando bajamos la basura o cuando salimos a pasear el perro. A partir de los 9 años se pueden ampliar los tiempos que se quedan solos a 5 o 10 minutos, pero es muy importante que el rato que estén solos lo tengan ocupado en algo que les guste y les entretenga.

Es muy importantes no introducirles miedos con lo que pueda ocurrir cuando están solos, hay que darles seguridad y decirles que no tiene que pasar nada, pero si es fundamental enseñarles lo que tienen que hacer en caso de que ocurra algo: no abrir a desconocidos, salir de casa cogiendo la llave, buscar a un vecino, llamar al 112…

El dejar a un hijo solo en casa o dejarle hacer cosas solo en la calle es algo progresivo que no es bueno sobreproteger, pero tampoco es bueno forzar, hay que ir siempre a la par de su iniciativa para hacerlo, pero sin introducirles miedos.

Queda menos de un mes para la noche más terrorífica del año y ¿a qué niño no le gusta ser participe de esta noche de monstruos, brujas y fantasmas?

Si quieres pasar una tarde divertida con tu hijo y que él disfrute, realizando manualidades para decorar vuestra casa la noche de Halloween, aquí os dejamos unas ideas de sencillas manualidades con la que tematizar vuestro hogar.

Mini Fantasmas

 

 

Qué necesitas: Cartón de rollo de papel higiénico, pintura blanca, cartulina negra o rotulador negro, papel pinocho, pegamento.

 

Comenzaremos pintando los cartones con la pintura blanca y dejar secar. Mientras, podremos recortar distintas formas de bocas y ojos de los fantasmas con la cartulina negra. Una vez que el cartón ha secado bien, pegaremos los ojos y las bocas. Para finalizar, pegaremos distintos colores de pelo a nuestros fantasmitas.

Momias iluminadas

Qué necesitas: Botes de cristal, vendas, cola blanca, un pincel, ojos (de venta en cualquier multiprecio), velas.

Limpiamos y secamos bien los botes de cristal. Cortaremos varios trozos de venda y a continuación las vamos pegando con cola blanca (puedes rebajar un poco la cola añadiendo unas gotas de agua), aplicar la cola con el pincel. Continuar la misma acción hasta que el bote esté cubierto. Añadiremos los ojos al bote y, para finalizar, incluimos en el interior la vela. ¡Nuestras momias están listas para encender!

Careta de calabaza

Qué necesitas: Plato de plástico, pintura naranja, un pincel, rotulador negro, tijeras, cartulina verde, pegamento, una pajita.

Empezaremos pintando el interior del plato de color naranja con ayuda del pincel (Como recomendación, la pintura se adhiere mejor a los platos que son de cartón duro que a los de plástico). Dejamos secar. Aprovechamos para dibujar en la cartulina verde, la parte superior de nuestra careta, hojas, pelo… o un sombrero de bruja! Una vez que ha secado el plato, dibujaremos en su interior los ojos, la nariz y la boca. Con ayuda de las tijeras, recortaremos los ojos. Con el rotulador negro pintaremos la nariz y la boca. A continuación pegamos la parte superior de la careta (las formas de la cartulina verde). Y por último, pegaremos la pajita en la parte inferior de la careta. ¡Sólo te queda dar miedo!

 

En una época en la que prima el consumismo y todos nos pasamos muchas horas en el trabajo y le podemos dedicar menos tiempo a nuestros hijos, especialmente las familias monoparentales, que tenemos que asumir solo una persona todas las responsabilidades, se ha puesto moda, probablemente para liberar conciencias, que lo importante no es tiempo que le dediques a tus hijos, sino que ese tiempo sea de calidad.

Con tiempo de calidad nos referimos a que el rato que le dediques sea plenamente para ellos, dejando el móvil de lado, la televisión y cualquier otra distracción laboral o social que no sea estar plenamente centrados en los juegos o actividades con nuestros hijos.

A las familias monoparentales no hay duda de que nos resulta más complicado ofrecer cantidad y calidad de tiempo, pero es muy importante que esta ecuación vaya de la mano porque no es solo importante la calidad, sino también la cantidad de tiempo que les dedicamos a nuestros hijos.

Los niños hoy en día, a diferencia de generaciones anteriores, tienen de todo, incluso tienen de todo demasiado, así que ya apenas le dan valor a lo material, lo fundamental para su formación y para su vida es que todo lo que hagamos con ellos les genere recuerdos imborrables para toda su vida. Con el paso de los años te queda más como aprendiste a montar en bici con tu papa o con tu mamá que como de bonita y cara era la bici.

Es difícil renunciar a cosas materiales en la sociedad actual, pero es fundamental pasar más tiempo y de más calidad con nuestros hijos, porque a la larga les vamos a beneficiar. El vínculo aumenta, la relación se hace más estable, los niños aprenden de nosotros y al sentirse cercanos a nuestras vivencias se sienten llenos de nosotros, con sus necesidades afectivas y emocionales cubiertas y más abiertos al diálogo.

Los niños de familias monoparentales necesitan de todo nuestros cariño, por eso hay que dedicarles más tiempo y de más calidad, por ellos y por nosotros.

 

Vuelve septiembre… BENDITO SEPTIEMBRE!! El verano es una locura y la verdad es que todos necesitamos ya una rutina, los niños y yo!!

Durante estos años he leído muchísimo y me he dejado aconsejar, ser madre/padre monoparental no es fácil, pero quizá algunas pautas lo suelen hacer más llevadero.

Os cuento mis secretos de mama monoparental de septiembre:

  • Etiquetas, suelo pedir unas etiquetas con los nombres de los niños, hay infinidad de páginas donde pedirlas las coso a las prendas y la verdad es que me resulta muchísimo más fácil así, sobre todo con lo uniformes del cole, que por cierto son una bendición para no tener que discutir que se ponen cada mañana. Para eso ya tendremos tiempo en la adolescencia… Para los libros y el material escolar suelo imprimir unas etiquetas con sus nombres y las pego en la primera hoja para que después alguien los pueda reutilizar, también suelo forrar los libros siempre son peques y son un poco desastre, ayudándome de una regla la verdad es que cada día lo hago más profesional!!

  • La última semana de agosto ya se van a la cama a una más prudente, cuanto antes empiecen a coger la rutina mejor, porque despertarse no les cuesta pero a la hora de irse a la cama… ya es otro cantar.

  • Empiezo a ponerles una loción para prevenir los piojos… que después es todo una odisea y ya sabemos que los primeros meses de curso es raro que no los traigan a casa.

  • Como a mí me encantaba la vuelta al cole se lo transmito a ellos con la mayor de las alegrías pero seamos sinceros, solo se ilusionan la primera semana.
  • Todos los años solemos hacer dos calendarios por colores que coloco en su habitación, uno semanal y otro anual, el anual lo imprimo en A3 y coloreamos los fines de semana, las vacaciones, los festivos, los cumples… y a lo largo del año vamos incorporando cosas como por ejemplo partidos de fútbol, festival del cole etc… En el semanal solemos poner los horarios de clase, las actividades extraescolares y el tiempo de ocio y estudio que deben de cumplir cada día., si algo no se cumple ya saben que no se podrá cenar viendo la tele o se recortara tiempo de su ocio, todos tenemos un trabajo y ese ahora es el suyo.

  • El primer día de cole siempre es el más especial, madrugamos y desayunamos fuera de casa en el sitio que más les gusta, igual es una tontería pero parece que vamos con más ilusión!!

 

Al principio parece complicado y las familias monoparentales lo tenemos un poquito mas,y  los primeros días cuesta dormir y cuesta cumplir pero poquito a poquito vamos acostumbrándonos todos.